Informacion sobre AMV para la empresa
Dakar 2013
Una dieta diseñada al milímetro para Joan Pedrero
 
· La suplementación nutricional juega un papel básico para que el piloto AMV recupere los tres kilos que pierde en cada etapa


AMV prensa

Ver la galería de imágenes


En una prueba como el Dakar, una de las competiciones más duras del mundo, la alimentación juega un papel primordial para terminar cada jornada en óptimas condiciones. El aspecto nutricional es clave en el rendimiento deportivo de un piloto, por esa razón Joan Pedrero cuenta con el asesoramiento del Departamento de Nutrición del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès que vigila su alimentación a lo largo de la temporada.


El piloto AMV cumple con una dieta específica diseñada por Saioa Segura, nutricionista y dietista del CAR, que se intensifica a lo largo de las dos semanas en las que se disputa el Dakar y donde la suplementación nutricional juega un papel básico para recuperar los tres kilos que Joan Pedrero pierde en cada una de las 14 etapas de las que consta el rally más exigente del planeta, donde se recorrerán 8.423 kilómetros entre países como Perú, Argentina y Chile, desde el 5 hasta el 20 de enero.

La alimentación del piloto AMV en cada etapa se divide en tres períodos (antes, durante y después de cada jornada), adaptados a la cultura gastronómica de cada país. Cuando se despierta a las cuatro de la madrugada, la ingesta previa a la etapa es primordial. “Un plato de pasta, pan, embutido, queso, yogur y zumo son los pilares básicos de un desayuno completo. Antes de tomar la salida, la prehidratación es fundamental para preparar el cuerpo y que vaya recibiendo los aportes de agua, minerales, fructosa y glucosa necesarios para que los músculos estén bien hidratados”, explica Joan Pedrero.

La ingesta de alimentos durante la disputa de la etapa es más complicada, por esa razón es clave la hidratación a través de líquidos (batidos energéticos) que facilitan la digestión y contribuyen a que la absorción de los nutrientes sea más rápida. Cada hora, aprovechando que el piloto AMV se detiene a repostar gasolina, se realiza una reposición glucoenergética gracias a un aporte de entre 60 y 80 gramos de hidratos de carbono y una parte de proteínas. “Algún trocito de una barrita energética, un plátano, frutos secos, glucosa líquida [con o sin cafeína] o bebidas isotónica e hipertónicas para aportar sodio, potasio y magnesio ante las pérdidas de líquido por la sudoración”, amplía el piloto AMV.

Tras la etapa, la oferta gastronómica en el vivac es variada aunque en países como Argentina, donde la carne es la base de la alimentación, se tiende a una ingesta hiperproteica con lo que las carencias de carbohidratos, alguna vitamina y minerales se suplen con complejos vitamínicos.

Saioa Segura, nutricionista y dietista de Joan Pedrero, piloto AMV:

“Joan [Pedrero] tiene la suerte que come de todo. Siempre le hacemos una antropometría antes y después del Dakar, pero apenas se aprecian cambios significativos en cuanto a niveles de grasa y muscular lo que certifica que está bien nutrido e hidratado pese a que en cada jornada pierde entre el orden de 2,5 y 3 kilos. Gracias a una buena suplementación post etapa, los vuelve a recuperar para el día siguiente”.