Informacion sobre AMV para la empresa
Dakar 2013 - Infografía
Moto, gimnasio y bicicleta, los tres pilares de la preparación de Marc Coma
 
· El piloto AMV realiza ejercicios de propiocepción con los ojos cerrados destinados a mejorar el equilibro, la estabilidad y la coordinación


AMV prensa

Ver la galería de imágenes


La resistencia de un piloto de raids en una prueba como el Dakar, donde en dos semanas se recorren más de 8.000 kilómetros y se acumula una media de entre cinco y seis horas cada día sobre la moto, requiere un entrenamiento específico. Pau Bartoló es una pieza básica en el organigrama de Marc Coma. Preparador físico del piloto AMV desde hace cuatro años, también se ocupa desde esta temporada del rendimiento de Joan Pedrero, su compañero en el AMV Red Bull KTM Factory Team.


Coma afronta la recta final de su preparación para su undécima participación en la prueba más prestigiosa y exigente de la temporada siguiendo al milímetro las indicaciones de Bartoló, quien ha invertido el orden del calendario de entrenamientos después de que el piloto AMV sufriera una lesión en su hombro izquierdo en el Rally de Marruecos, el pasado octubre. Al contrario que otros años, durante el mes de noviembre se han centrado en el aspecto físico para afrontar diciembre con trabajo específico sobre la moto. Caminatas por la montaña para no descuidar el plano cardiovascular y rutas en bicicleta de carretera han sido el complemento perfecto cuando el trabajo en el tren superior estaba limitado.

Bartoló planifica los entrenamientos con moto y las cargas físicas dependiendo de las fechas de las competiciones. Al principio aplica sesiones más genéricas en el gimnasio para aumentar la intensidad del trabajo a medida que se va acercando la fecha del Rally Dakar. El trabajo específico sobre la moto es un pilar básico. Desde motocross hasta simulación de etapas del Dakar con navegación, pasando cinco o seis horas sobre moto. Gimnasio, bicicleta y moto son las tres piezas fundamentales sobre las que se apoya la preparación de Marc Coma.

En el gimnasio trabajan el tren superior e inferior con peso y realizan ejercicios para fortalecer los músculos implicados a la hora de mover y pilotar la moto. Una labor que se completa con ejercicios de propiocepción que se ejecutan con los ojos cerrados y que están destinados a mejorar el equilibrio, la estabilidad y la coordinación. Un trabajo de conciencia corporal para interiorizar más los movimientos que va realizando y que favorece la concentración al anular el sentido de la vista.

Pau Bartoló, preparador físico de Marc Coma, piloto AMV: “Tiene un físico privilegiado y un carácter especial, por eso su rendimiento es tan alto. Su cuerpo asimila muy bien las cargas de entrenamiento por eso, después de la lesión en el hombro izquierdo, a la segunda semana ya llegaba a unos niveles de fuerza muy buenos. Es una persona trabajadora, disciplinada y está siempre motivado; se nota que le gusta su trabajo. No cabe duda de que tiene cierta facilidad para este deporte, de ahí el altísimo nivel que ha alcanzado”.

Puedes descargar la infografía (Copyright free) en la galería de imágenes Dakar 2013.