Informacion sobre AMV para la empresa
Marc coma- Previo Red Bull Air Race
El piloto de AMV Marc Coma vuela
 
El piloto de AMV Marc Coma, a falta de dos días para la gran celebración del evento RED BULL AIR RACE, no quiso perderse la oportunidad de sentir, en su propia piel, cuáles son las sensaciones que obtienen los mejores pilotos del mundo en esta modalidad encima de sus máquinas.


AMV prensa

Ver la galería de imágenes

El de Aviá, se ha subido a un EXTRA AIRCRAFT 300 L biplaza completamente equipado para la ocasión. El aparato, de unos 400 cv de potencia y un peso de 570 kg, ha sido el culpable de la gran cantidad de adrenalina generada por el piloto AMV a lo largo de toda la jornada. A primera hora de la mañana, Marc Coma se dirigió hacia el aeropuerto de Reus, dónde le esperaba “Phillipe”, piloto profesional con más de 11.000 horas de vuelo. Tras escuchar las oportunas explicaciones técnicas referentes al vuelo, Marc se enfundó el paracaídas obligatorio, y se colocó en el asiento delantero del avión biplaza con la misma tensión con la que afronta la salida de la primera etapa del Dakar.


Una vez en el aire, y con una perspectiva totalmente diferente a la que está acostumbrado, Marc ha experimentado, en su propia persona, el poder de las fuerzas gravitatorias mientras disfrutaba de las virtuosas maniobras del experimentado piloto. Posteriormente, y una vez familiarizado con las nuevas sensaciones, el piloto AMV se puso a los mandos del avión por unos minutos, rematando así una inolvidable jornada en el aire llena de emociones.

El vuelo, de unos 35 minutos de duración, se ha visto favorecido por unas perfectas condiciones climatológicas, unos 28 grados de temperatura, que en todo momento han acompañado al piloto de AMV.

MARC COMA (Piloto de AMV): “Impresionante! Me ha encantado la experiencia! Sabía que sería algo diferente pero nunca me hubiera imaginado esto. Los pilotos estamos acostumbrados a generar grandes descargas de adrenalina pero creo que hoy hemos generado el doble de lo habitual. Es difícil poder explicar las sensaciones que experimentas al realizar todo tipo de “loopings” y “tirabuzones”, ya que el simple hecho de levantar un brazo, en estas condiciones, se convierte en una tarea casi imposible de realizar. Notas como las fuerzas gravitatorias te enganchan a la cabina y casi no te dejan ni respirar. Phillipe, el piloto me ha contado que por cada “G” añadido, tu peso corporal se multiplica por dos! Creo que al final, con el tipo de maniobras realizadas a lo largo del vuelo, hemos llegado a los 4 o 5 “G”, con lo cual, se me ponen los pelos de punta con sólo pensarlo. Suerte que en mi caso, gracias al apoyo incondicional de mi patrocinador AMV, estoy muy bien asegurado! Una de las cosas que más me ha impresionado, a parte de la tranquilidad con la que estos pilotos afrontan estos vuelos, ha sido el vuelo invertido que hemos realizado a poca altura. Notas como todo tu peso se apoya en tus hombros, mientras puedes observar la tierra debajo de tu cabeza, es una sensación única. Al salir del aeropuerto, y volando a poca altura, hemos realizado un “looping” que me ha dejado clavado al asiento! Pensé: -Uno más y me bajo!-, pero en realidad, no me hubiera importado seguir volando el resto del día”.